Recupera la frescura de tu rostro con una limpieza facial

Recupera la frescura de tu rostro con una limpieza facial
12 de Septiembre de 2018

Recupera la frescura de tu rostro con una limpieza facial


Ya estamos en Septiembre, seguro que tras los meses de verano sientes que tu piel necesita una hidratación y limpieza profundas para comenzar el “año escolar” con energías renovadas por dentro, y por fuera. Estás en lo cierto, ¡el cambio de estación es la época perfecta para mimar nuestra piel!

Día a día, nuestra piel está expuesta a multitud de agentes que ensucian, resecan e impiden que luzca tan bonita como nos gustaría. El humo del tabaco, la contaminación ambiental, los rayos solares o los productos de maquillaje, son algunos de los factores que hacen indispensable dedicar tiempo diariamente a la higiene y cuidado de nuestro rostro. 

¿Quieres saber cuáles son los pasos de una limpieza facial profunda profesional? ¡Te los contamos! 

Limpieza. 

En primer lugar, retirar los restos de maquillaje, suciedad, grasa, impurezas, etc que pueda tener nuestra piel es fundamental. De esta manera aseguramos que el resto de pasos se desarrollarán sobre una piel limpia. 

Exfoliación. 

Con la limpieza nos encargamos de las impurezas superficiales, pero para las más profundas necesitamos recurrir a la exfoliación o peeling. Con la exfoliación eliminamos la capa más superficial de la piel y las células muertas, facilitando así la extracción de las espinillas e impurezas, y además se promueve la regeneración celular. 

Vapor de ozono.

El vapor favorece la desintoxicación y la limpieza. Se proyecta vapor hacia el rostro de tal manera que cuando contacta con la piel, provoca una sudoración que facilita la eliminación de toxinas, se consigue la apertura de los poros, se ablandan los puntos negros y los microquistes, y favorece la penetración de los productos que apliquemos. Además, el ozono aumenta la oxigenación tisular y celular, y tiene efecto bactericida y germicida. 

Extracción de puntos negros. 

Una vez preparada la piel, se extraen los puntos negros. Gracias al vapor, resulta más fácil, prácticamente indoloro, y no se daña la piel. Aunque el profesional pone el máximo cuidado en este paso, suele ser el momento de la limpieza que más odiamos, ¡menos mal que más tarde se compensa con un placentero masaje! 

Alta frecuencia para cerrar los poros. 

Este sistema consta de unos electrodos que al ir pasando por el rostro, cierran los poros que se habían abierto con el vapor. Además, es descongestionante, desinflama, y tiene acción anti-bacteriana, así como estimulante y tonificante.

Masaje facial. 

No solo nos viene genial para relajarnos, si no que gracias al masaje tonificamos la zona a tratar, activamos la circulación, y le devolvemos tersura a la piel.  Durante el masaje no solo nos centramos en el rostro, si no que ampliamos al cuello y escote para mejorar la efectividad del tratamiento. 

Mascarilla. 

Para finalizar, nuestra piel necesita un extra de hidratación y nutrición, por lo que se aplica una mascarilla adecuada a cada tipo de piel para reequilibrarla y que salgamos del tratamiento sintiéndonos preciosas. 

¿Crees que tu piel necesita un respiro? ¡Pide cita para tu limpieza facial en Clínica Cuve! 


Financia tus tratamientos de medicina estética y cirugía plástica

Financia tus tratamientos de medicina estética y cirugía plástica

  • 21 de Septiembre de 2018

En Clínica CUVE te queremos ayudar a cumplir tus sueños estéticos, así que si te interesa, no esperes más y sigue leyendo.

¿Cómo tener la sonrisa más bonita?

¿Cómo tener la sonrisa más bonita?

  • 14 de Septiembre de 2018

Si existe una parte de nuestro cuerpo que desempeña una función fundamental en cómo nos presentamos antes los demás, es nuestra sonrisa. Tener unos dientes blancos y sanos nos aporta seguridad, nos hace sentirnos más atractivos, y por tanto nos facilita relacionarnos con el resto de personas.

Consejos para cuidar nuestro cuerpo tras el verano

Consejos para cuidar nuestro cuerpo tras el verano

  • 10 de Septiembre de 2018

Los meses de verano son los que más rápido se van, ¡no hay duda de ello! Parece que fue ayer mismo cuando poníamos todo a punto para disfrutar de unas merecidas vacaciones, y sin darnos cuenta ya estamos en Septiembre, inmersos de nuevo en la rutina.